Blog

¿sabes cuál es la diferencia entre una sopa de piedras y una sopa de ajo?

en el proceso de ir formando esos grupos nucleares que aporten la energía necesaria para que un movimiento de liderazgo colaborativo sea eso mismo, liderazgo compartido por un grupo de personas voluntarias, y no un esquema tradicional de un líder y varias personas más o menos activas que le siguen,

hay un ejercicio que el iniciador del movimiento debe hacer, que es dar un paso atrás, sin retirarse del todo, y sin des-aparecer su impulso, sin borrarse del todo, permitiendo que ese grupo de personas, conocidos más o menos lejanos ayer, o totalmente desconocidos entre sí, se vayan conociendo, y vayan entablando una relación independiente de la que les une con el resto de las personas integrantes del grupo,

y hay un ejercicio que estas personas tienen que hacer, en el sentido de cobrar un mayor protagonismo,  en un movimiento contrario al borrado del iniciador,  dando un paso al frente, y aquí está la idea del paso al frente, no la carrera desbocada, no hay prisa para ocupar un sitio que nadie más que uno mismo puede coger, si está interesado,

y de verdad que no tengo claro para qué hablo de esto tras escribir este título que evoca una fábula, la sopa de piedras, en la que un transeunte llega a un pueblo, dice ser un cocinero, no me acuerdo si es famoso o es un cocinillas del montón, ofreciendo a los paisanos la confección de una sopa de piedras,  pero para algo estará el título y el deambular posterior,

porque, en este proceso de formar ese grupo de iguales diferentes hemos probado diferentes fórmulas, tanto espaciales como horarias, con diferentes resultados, en una campa, a media tarde, en un par de restaurantes, en realidad 3, con sus correspondientes menús del día, al mediodía, en el espacio de trabajo de Tomás, después de comer, que se transforma por arte de magia en quedada en una cafetería,

ahora le toca al txoko de Gaizka,  a media tarde, las 7 pm, un espacio y un horario que abre la puerta a una posibilidad, una cena posterior, con un vinito, con un par de cosas sencillas, se me ocurre una sopa de ajo, centralista, austera, ya sabes, pan, agua y ajo, en una quedada al más puro estilo vasco, esta cultura que disfruta por igual del ejercicio de andar, del de comer y del de cantar,

ya sólo nos falta contrastar qué tal se nos da eso de hablar.

   así lo vimos…

próxima convocatoria de el futuro emerge en Bilbao, en el txoko de Gaizka, Piñaga Kalea, 7B, en Algorta, cerca de la estación de metro de Bidezabal, el próximo 24 de Enero, a las 7 pm, uy cuánto siete, va a ser que me va a gustar, como la sopa de ajo, si llegas a las 9, que se confecciona con pan, agua y ajo, llevo 3, con aceite, sal y pimentón, otros 3, y un par o 3 de huevos, para hacer el 7, o el 9, si no se me ha olvidado contar.

en la fábula de la sopa de piedras el pueblo entero participa, cada cual aportando desde su interés y capacidad, y en las conversaciones de el futuro emerge ocurre otro tanto, y de verdad que no sé en qué se diferencia la receta de la sopa de piedras de la de la sopa de ajos, por lo que el enigma del título queda sin resolver, yo me aproximo con la idea al pueblo, creo que alguien pondrá el vinito, y tal y tal.

tema de la reunión:

cómo desarrollamos comunidades, más información en el fichero adjunto.

Anuncios

5 preguntas para empezar

una primera conversación sobre la relación España – Catalunya ha tenido lugar en Madrid, otra en Barcelona, una tercera en Bilbao, y el grupo de Madrid y el de Barcelona se juntan para conversar por medio de zoom,

con una facilitación compartida por Maria, Irene, Eva, José María y Simoon,

al calorcito de 5 preguntas que direccionan nuestra atención de fuera hacia dentro, no tienes más que observar la primera pregunta, ¿cómo te hacen sentir los cambios?, un enfoque que se repite aquí y allá, ¿cómo respondes tú al cambio?, ¿que nos ves haciendo?,

porque difícilmente vamos a encontrar una solución ahí fuera, más si nos sentimos desligados de la situación, y nos convertimos en jueces, expertos en etiquetar, bueno – malo, o en parte contratante de la primera parte, ellas – nosotras,

no está mal este uso de las tecnologías, Madrid – Barcelona – Escocia, con la fuerza del 3, con la ayuda del 5, 15 personas se juntan para conversar, si te parece bien te dejo con estas preguntas que calientan este proceso,

1 Dirige tu atención por un minuto a hace un año, cuando las cosas eran muy diferentes… si desde entonces vienes rápido al momento de “ahora”, ¿cómo te hace sentir “el ahora”?¿Cómo te hacen sentir los cambios?

2 Desde la perspectiva de helicóptero, ¿Qué nos ves haciendo, cómo respondes tú al cambio? ¿y cómo responde tu ambiente? Comunidad, familia, amigos, en el trabajo…

3 ¿Cuál crees que es la fuente de esta respuesta de nuestro entorno? ¿Quizás de las diferentes respuestas?

4 ¿Qué está en juego en todo esto? ¿Para ti? ¿Para tu comunidad, tu país?

5 ¿Qué se necesita aquí?

5 preguntas para empezar.

   así lo vimos…

el futuro emerge al calor de conversaciones nuevas, generativas, que nos conectan con nosotras mismas, con nuestro entorno cercano, yo en mí, yo en ti, ojalá pronto lleguemos a ese estadio superior, yo en el todo, o el todo en mí, en comunidad, en comunión, … mientras poco a poco, seguimos avanzando en este ejercicio de la sostenibilidad de las relaciones humanas

todo lo que tiene que ser ya está siendo

un año nuevo comienza, como comienza una vida,

que es tan independiente y tan relacionada con todo lo que trae de atrás y le precede,

empezando por la historia de mamá y de padre, de papá y madre,

en una secuencia interminable de relaciones entre lo viejo y nuevo,

una idea que se sintetiza a la perfección en esta imagen,

un Belén en el que el niño natural, este año nuevo,

es acogido por el amor incondicional de nuestra madre protectora,

y el ser adulto, formado, desarrollado, congruente, que representa nuestro padre.

 

Que el 2018 sea una consecuencia lógica de todo lo anterior,

y un antecedente amable de todo lo que está por venir.

 

desde el futuro emerge te deseamos un 2018 pleno de conciencia y emociones,

tan mágico y verdadero como tu propia vida,

tan bonito y bueno como tú misma.

https://wp.me/p3iA9W-3s0

elaborando el llamado de “el futuro emerge”

iniciamos una serie de conversaciones, si bien se da, siempre con la primera,

una conversación que puede tener relación con el proceso que se vive estos días en Catalunya,

una conversación que tiene todo que ver con cómo formamos comunidades, con cómo nos relacionamos las personas,

desde lo individual y lo grupal, 

con esas dos fuerzas que mueven nuestras vidas, nuestra necesidad de ser seres únicos, insustituibles y diferenciados,

y nuestra necesidad de ser vistos, reconocidos, aceptados por nuestras personas cercanas, familia, amigos, sociedad,

diferenciación (individuación) y pertenencia,

y las palabras nos sirven en ese proceso de elaboración, solve et coagula,

conceptos y preguntas que se sedimentarán en un llamado, en un par de frases, en una pregunta,

y ahí nos encontramos, con el puchero al fuego,

en este precioso momento de la TRANSformación.

 

un abrazo,

Mikel

solve et coagula (palabras y preguntas en TRANSformación)

así lo vimos, o así lo contamos, en el blog de organizaciones con espíritu y corazón

 

un paso atrás, antes de dos adelante

en el desarrollo del trabajo colaborativo, en ese ejercicio de construcción conjunta de las cosas, hay que ser muy cuidadosos de no querer ir muy rápido, si no te va a ocurrir como ocurre con la frase,

si quieres llegar rápido, ve solo; si quieres llegar lejos, ve acompañada,

porque, ¿qué sentido tiene llegar solo a ningún sitio?, o mejor todavía, ¿qué sentido tiene liderar sola el liderazgo colaborativo?,  qué estupidez más estupenda, ¿verdad?,

tal vez por eso es necesario dar un paso atrás, tal vez dos, antes de volver a compartir el camino, para que todas las personas integrantes del grupo se sientan parte, ¿qué sentido tiene el grupo si las personas que lo integran no forman parte?,

y nos volvernos a juntar, hasta que esa posibilidad de la que me participan no es la historia del otro, no es la historia de Paco, Silvia o Luis, Gimena o Dolores, es la historia mía, de la que yo también soy parte, una historia que pasa por mí,

yo estaba ahí, y en un momento del camino decido sumarme al grupo, que tal vez no va tan rápido, pero ahí le vamos.

   así lo vimos…

en el ejercicio de buscar el significado de “el futuro emerge” Gaizka hace su recapitulación personal de Gaizka, de la misma forma que antes la hace Tomás, y antes todavía Iban, ya sólo falta que se sume Maite a este ejercicio, a la que yo le paso tarde el testigo, perdona, Maite, no importa, Mikel, no hay prisa, no queremos llegar ya, un proceso es un proceso, y un paseo se compone de pasos, adelante, adelante, ahí le va.

no sé por qué me viene a la mente esa frase tan militar, tan testicular, tan masculina de “un paso atrás para nada, ni para tomar impulso”, y me doy cuenta de que no funciona con el grupo, si no quieres que acabe como en la etapa de montaña del Tour, con los grupos es necesario hacer una paradita, esperar, e incluso volver sobre los pasos para que las partes se puedan re-agrupar.

y un día de estos vamos a hacer una sopa de letras, Iban, estoy de acuerdo, una sopa de letras, o de TAGs, que no voy a hacer yo, quién sabe por qué mi mente viaja otra vez a esa preciosa fábula que documentamos en el blog de organizaciones con espíritu y corazón, la sopa de piedras, esa sopa de piedras en la que todas tenemos algo que aportar, en la medida de nuestras capacidades y nuestra voluntad.

y decidimos juntarnos de nuevo el día 23 de Noviembre, esta vez en Derio, ¿en el cementerio?, no, ¿en el seminario?, no, en las oficinas de Tomás, que va a ser esta vez nuestro anfitrión,  en Astintze Kalea, 2, a partir de las 16:30, en una conversación en la que vamos a poner en común la visión del grupo que lanza esta iniciativa en el País Vasco,

y que puede continuar, con una propuesta para empezar a hablar sobre el estado de las conversaciones en este país en el que vivimos, con los ejemplos del último plan Ibarretxe y el proceso de Catalunya, para empezar…

 

 

¿estás interesada en hablar sobre Catalunya, España, Euskadi?

tras asistir a la sesión en vivo de ayer del Ulab, en la que Otto Scharmer expresa su inquietud por lo que está pasando en España y Catalunya, un claro ejemplo de ausenciación,

observo cómo José María ha propuesto al grupo una conversación voluntaria, en la que nos podemos juntar, desde la teoría U, de lo que está ocurriendo entre nosotras, y a nuestro alrededor,

del conflicto que hoy día confronta a nuestra sociedad,

y re-contacto con aquella conversación con Nice Lazpita, en el Reina Sofía, en la que Nice me cuenta 3 temas de actualidad y de su interés, literalmente copio el texto del blog de “el futuro emerge”:

¿qué nos ocupa y qué nos mueve a día de hoy en Euskadi, Catalunya, España?

el nuevo modelo de nación / relación,

una economía que no va a volver a conocer el pleno empleo, la vida sin trabajo, el reparto del trabajo y del ocio, la semana laboral de cuántas horas, la edad de jubilación a partir de cuántos años, 68 o 50,

la renta básica, para que más y más personas se puedan dedicar al impulso que les mueve desde el alma, ese impulso vital que unas pocas personas tenemos la capacidad de desarrollar sin renta básica, pero que bien puede ser un regalo universal,

3 buenos temas para empezar,

y conecto con esa necesidad que tenemos como sociedad de generar nuevos espacios de encuentro, nuevos espacios de conversación, empezando por grupos pequeños, en los que podamos juntarnos, encontrarnos con otras personas, con otras historias, con otras emociones, y desde ese punto,

desde el respeto, desde el contacto con el eco-sistema completo, desde una comprensión mayor, tal vez desde ahí seamos capaces de elaborar una pequeña devolución, una devolución siempre pequeña, en primera instancia, que crecerá y tendrá un mayor impacto, si así tiene que ser.

   así lo vimos…

me sumo a la propuesta de José María, Irene y María, claro que sí, yo sí estoy interesado en participar en una conversación sobre el modelo de sociedad en el que quiero vivir, en una conversación que creo puede ser de interés en cualquier punto de nuestra geografía, también en Barcelona (de hecho este impulso surge desde ahí, donde vive Eva, compañera de Sol España, a la que pongo en contacto con Luis),

también en Bilbao,  donde contacto con el grupo de “el futuro emerge”, tal vez tenemos una oportunidad para explorar en nuestra próxima reunión qué es eso de generar conversaciones sobre temas que nos interpelan y nos interesan, porque hace mucho tiempo que dejamos de pasar por ahí como si nada de lo que ocurre a nuestro alrededor fuera con nosotras,

también en Galicia y en Andalucía, en las islas Canarias y en Extremadura, también en Madrid,

claro que nos interesa lo que ocurre a nuestro alrededor,

¿y a ti?

 así lo seguimos viendo …

observo cómo José María escribe Cataluña con eñe, una letra que comparte con España, y observo como los catalanes, en catalán, escriben Catalunya, de la misma forma que los países vascongados ahora son, para los vascos, Euskadi, qué curioso que a la eñe se contraponen la y y la k, dos letras que sí existen en el alfabeto, pero que tienen escaso uso,

no sé por qué estoy convencido de que en estas jornadas vamos a tener que hablar de todo lo que nos une, y de todo lo que nos diferencia, de la oscuridad y la luz de este proceso, y en el que somos uno, o dos, o tres, o muchos más.

  a ver cómo lo vemos dentro de unos meses (continuará) …

5 valores para el futuro emerge

ha terminado la reunión de “el futuro emerge”, y nos acabamos de despedir de Iban, al que Gaizka acerca a la rotonda del soplador, en Las Arenas, tras despedirnos poco antes de Maite y Tomás en Artxanda,

y jugando con las palabras, Gaizka me ofrece el título de la reunión, harri, herri, hiri (la piedra, el pueblo, la ciudad), una evolución que empieza con la piedra, con todo lo que la piedra nos ofrece, de dureza, de realidad física, de verdad,

para pasar al pueblo, a la comunidad viva, a la relación, ese pueblo en el que antaño se desarrolla una cultura de sostenibilidad, como en ese caserío tradicional que hoy, con la legislación vigente, es imposible construir,

auto-suficiente, con la carne de matanza, con las gallinas y los huevos, con las verduras de la huerta, con un proceso de intercambio de bienes en las plazas de los pueblos, con un diseño de espacios relativamente eficiente,

los humanos en el piso de enmedio, para aprovecharse del calor del ganado, en el piso inferior, sobre la fría piedra, el agua calentada por el fuego del hogar, y el piso de arriba destinado a los frutos de la cosecha,

un pueblo abierto y conectado por medio de la fraternidad,

con esa autosuficiencia que se diluye con la especialización, y con el acceso a la ciudad, esa ciudad que no se atisba desde Artxanda, según llegamos y nos sentamos a la mesa en el restaurante Txakoli apenas se atisba Bilbao ahí abajo, en el botxo,

parece como si el tiempo no hubiese pasado desde la última reunión en Ene-Peri, desde donde nos es imposible divisar San Juan de Gaztelugatxe, reconvertido en Rocadragón,

una niebla que se va a disipar a medida que avanza la comida, como si la visión que un grupo de personas trae, por medio de la conversación, con relación a la piedra y a la tierra, la verdad, al pueblo, convertido en fraternidad,

y a la ciudad, centro de encuentro, de desarrollo y de innovación, ahora visible tras las cristaleras, nos ayudase a preguntarnos qué valores trae la modernidad, qué valores nos trae la ciudad,

y emergen de la conversación unas pocas palabras,

apertura, respeto, libertad,

sí, en un listado de valores y comportamientos que bien pueden arropar nuestra visión inicial de este futuro que emerge, en presente continuo, de hecho no para de emerger, y está en nosotras decidir de qué forma nos posicionamos,

nos resistimos, negamos lo que está sucediendo, o nos prestamos para que lo mejor que está por venir se haga presente, con nuestra humilde colaboración, desde este grupo de 5 personas que nos reunimos hoy aquí,

para observar cómo la niebla se disipa, ha dejado de llover, el suelo está húmedo, se abre el sol,

en esta conversación que habla de la naturaleza (el ser humano reconectado con la tierra), del pueblo (el ser humano conectado con el otro), y de la ciudad (individuos aglomerados y separados por tabiques, de nuevo en contacto con nuestro Yo soy),

harri, herri, hiri, o la re-conexión con la naturaleza, con el otro, con mi Ser,

muchas gracias, Gaizka, Iban, Maite, Tomás,

qué bonito coincidir.

   así lo vimos…

la verdad de la tierra, la fraternidad que surge de la relación con el otro, la apertura, el respeto, la libertad que anhela mi Ser, son 3 movimientos de re-conexión de los que Otto Scharmer habla en la teoría U,

la naturaleza, el otro, mi ser,

3 movimientos de re-conexión necesarios en esta sociedad compuesta por seres humanos radiantes, conectados y en conexión, que conversan y se relacionan en el proceso de creación de comunidad, común unidad,

qué bonito, qué bueno, qué necesario,

re-conectar.

 

 

nos vemos en 7 días

es 29 de Septiembre, hoy es mi santo, porque mi padre nació un 29 de Septiembre, hace ya no sé ni cuántos años, ¿83?, y recibo una de esas bromas en el móvil que me va a ayudar a realizar la próxima convocatoria de “el futuro emerge” en Bilbao,

el próximo viernes, 6 de octubre, en el alto de Artxanda, en el restaurante Txakoli,

en ese espacio que no es cuadrado ni redondo, rojo ni azul, un espacio para tomar un vino, a eso de las 2 (14:00), el que pueda se junta, ya sabe, o a eso de las 3 (15:00, en segunda convocatoria, para comer, el menú son 13 €uritos, la que quiera más tarde, para tomar un café o un té, siempre hay otras posibilidades,

y aprovechamos para hablar del sentido que para nosotros tiene este proyecto en construcción, en proceso de desarrollo colaborativo, para buscar un calendario, ¿nos reunimos el primer jueves de cada mes impar, y creamos un ritmo, que abre las posibilidades de invitar a personas que vibren con la energía del proyecto?,

para eso y para lo que tenga que emerger entre nosotras.

así lo vimos…

 

 

la niebla nos acoge en Rocadragón

estamos llegando a Eneperi, y una llamada en el móvil, es Gaizka, que se ha perdido, nos pone al corriente de la niebla, ¿qué niebla?, aquí, estamos saliendo de Bakio, sólo llueve,

no nos va a llevar mucho tiempo completar un par de cuestas y pasar un tramo de curvas para encontrarnos con Gaizka y con la niebla, que dentro de un rato también se va a tragar a Iban,

que a pesar de veranear aquí cerquita también va a tener problemas para llegar, qué curioso, a esta reunión en la que vamos a poner en común el propósito de el futuro emerge,

en la que vamos a conversar sobre esa imagen que puede ser una, o varias, siempre y cuando sea válida para cada quién, ¿tal vez un hormiguero?, ¿tal vez una tela de araña?, ¿tal vez un castillo de juegos artificiales?,

por medio de la cual podemos compartir el propósito de “el futuro emerge”,

un futuro que junta a personas voluntarias, que tienen un desarrollo en un ámbito específico, en la cultura, en la educación, en la salud, en los negocios, con base en una conciencia en evolución,

porque si no hemos dejado de evolucionar tampoco deja de evolucionar nuestra conciencia, como no dejan de evolucionar nuestras capacidades relacionales, ayer nos relacionábamos con hachas y escudos,

y hoy son otros los medios, afortunadamente,

y charlamos de forma animada, entendiendo que la tela de araña de Gaizka es diferente de la tela de araña de Mikel, y que la conversación generativa de Tomás bien puede ser diferente de la de Iban,

mientras la niebla que nos rodea crea ese clima en el que crecen nuestros ancestros, es increíble que ayer estuviéramos todo el día en la playa tostándonos al sol y hoy disfrutemos de esta lluvia pertinaz y estas nubes bajas,

una niebla que no nos deja ver más allá de 50 metros, sabemos que la ermita de San Juan está ahí abajo, convertida por un breve espacio de tiempo en Rocadragón, en esta séptima temporada de Juego de tronos,

y sin embargo no la podemos ver,

algo similar a lo que pasa con el futuro, que emerge continuamente a nuestro alrededor, y no somos conscientes de la evolución de lo que está siendo, y cómo influye en este movimiento continuo el nivel de conciencia que lo origina,

tal vez el futuro emerge sólo sirva para eso, para que pongamos conciencia en la importancia del “desde dónde” operamos, y en juntar iniciativas y personas que operan con base en un desde dónde común.

   así lo vimos…

por algún extraño motivo relaciono la niebla con el mitote, un concepto tolteca, que hace referencia a la confusión en la que vivimos, como consecuencia de una educación que nos lleva a mirar el mundo, y entenderlo, de una manera concreta,

y pienso en una forma en la que tal vez puedo explicar yo “el futuro emerge”,

en este mundo en el que existen tantos proyectos y tantas personas (y comunidades de personas) realmente reseñables, pero fuera del circuito, desconectadas, tal vez a alguien no le interesa que sean ejemplo, ni noticia,

mientras que en paralelo existe todo un circo montado en torno a personas que poco o nada aportan al desarrollo de la humanidad, de esta gran comunidad en la que hemos elegido crecer, y desarrollarnos,

dirigentes políticos, sí, creo que merecen ser señalados, junto a deportistas y modelos, que son tan poco ejemplares, y que no deberíamos modelar (copiar), voceros de la grosería y del mal gusto,

convertido en “yo, mí, me, conmigo”, extravagancia y despilfarro,

miembros de este gallinero o del otro, anoche me acosté despidiéndome de mi madre, que disfruta en el gallinero de Jordi Évole, es una pena que ciertos elementos de esta sociedad sean tan notorios,

cuando les deberíamos regalar mil años de niebla, o quizás 2000, a ver si son capaces de evolucionar.

nos vemos en Rocadragón

una pregunta que en otro contexto no tiene mayor enjundia, se carga de sentido como frase de cierre del primer capítulo de esta serie de culto, Juego de tronos, en el comienzo de la séptima temporada,

¿comenzamos?,

una pregunta que tiene poco sentido de comienzo en sí mismo, y todo de continuidad, algo que se viene gestando hace tiempo toma cuerpo, y los presentes, todo parece indicarlo, están invitados a una respuesta unánime,

¡¡¡comenzamos!!!,

para darle al empeño, al proyecto común, el arreón necesario, sí o sí,

y no puedo sino conectar con estos proyectos que en un momento del camino necesitan esa pregunta, y ese arreón para seguir adelante, el futuro emerge,  sin ir más lejos,

y pienso en las personas a las que es necesario formular es pregunta,

¿comenzamos?,

una pregunta que tiene todo de comienzo de lo nuevo, una pregunta que tiene todo un sentido de continuidad.

   así lo vimos…

en el última entrega de Juego de Tronos, hoy concretamente, 17 de Julio del 17, a las 3 de la mañana, observo las escaleras de San Juan de Gaztelugatxe, en el término municipal de Bermeo, tierra natal de mis padres, aita y ama, en euskera, lenguaje norteño, reconvertidas en el acceso a la fortaleza de Rocadragón, una fortaleza que se erige sobre las minas de vidriagón,

el único material, junto con el acero valirio, que puede parar a un caminante blanco, en la gran guerra de Tronos por venir, que no se va a dar entre los 7 reinos, como los reyes mortales pretenden, sino entre el mundo de los mortales y el de los zombies, a los que podemos asimilar con la inconsciencia total,

y me hace gracia, porque la próxima convocatoria de el futuro emerge está prevista en un espacio, entre Bakio y Bermeo, en el restaurante cervecera Eneperi, desde el que podemos acceder, o no, quién sabe si el grupo se anime, a las escaleras de San Juan de Gaztelugatxe, que conducen a una ermita mucho menos ostentosa que la fortaleza de Rocadragón,

en una convocatoria que acabo de preparar,

quién sabe si de vuelta de vacaciones traemos la mochila cargada de vidriagón, que caminantes blancos seguro que nos vamos a encontrar en el camino, vaya que sí.

la teoría U plantea un camino de desarrollo personal que tiene un punto álgido en el punto más bajo de la U, en el que tenemos que dejar ir lo viejo, para que lo nuevo ocupe su lugar, un punto de quiebre en el que nos abrimos a una conciencia desde la que permitimos que lo nuevo se haga presente entre nosotras,

no son los demás al servicio de mi voluntad pequeña, dirigida por mi ego, sino todas nosotras al servicio de una voluntad mayor,

espacio o punto de quiebre en el que hace falta coraje, para comenzar.