¿y si ponemos la vida en el centro?

me llega desde aldea social una invitación para participar en un evento en Setiembre, titulado Participar para poner la vida en el centro, qué interesante, relacionado con los procesos de participación,

para trabajar de forma horizontal, cercana y vivencial los retos a los que nos enfrentamos de manera cotidiana: un lugar donde hacernos preguntas e intercambiar experiencias,

encuentros de Educación para la Participación que se caracterizan por ser espacios de autoconvocatoria y autogestionados, espacios de aprendizaje y autoformación desde una lógica horizontal, fruto de la construcción colectiva,

espacios para conectar contenidos y personas, reflexiones, experiencias, vivencias, no me puede interesar más, y observo cómo el objetivo tiene mucho que ver con ese lema de el futuro emerge,

crear una ciudadanía global crítica que participe activamente en la construcción de una sociedad que asegure la sostenibilidad y el cuidado de la Vida humana y medioambiental,

nosotras también queremos indagar en la sostenibilidad de las relaciones humanas, no sólo del medio ambiente, y este liderazgo colaborativo, más coral, más distribuido, en el que las experiencias y la emoción están presentes, más allá de las teoría,

y sigo leyendo las temáticas de este foro en ediciones previas, Organizar(nos) en la afectividad: pensar, sentir, actuar, Educar(nos) en la incertidumbre, sí, no dejo de resonar en esta forma de enfocar los retos actuales,

que compartimos, todas, como comunidad.

   así lo vimos…

me hace gracia leer este lema al pie del logo, Encuentro de Educación para la Participasión, pasión por participar, qué objetivo más interesante, qué complejo, qué bonito.

3 brechas o des-conexiones nos separan del mundo, según la teoría U de Otto Scharmer, la brecha con la naturaleza, la brecha con el otro, y la brecha con nosotras mismas, no sé si te es fácil o no compartir la siguiente foto,

  1. metidas en nuestras trincheras (sin contacto con la naturaleza), en ciudades cada vez más grandes, que nos dejan menos tiempo para hacer cosas fundamentales, metidas en cajitas de metal que nos llevan y nos traen,
  2. en procesos no participativos, si no insolidarios (separadas del alter), separadas de nuestra empatía natural, en procesos que en el mejor de los casos son representativos (regalamos un voto cada cuatro años para que nos representen),
  3. en-mi-mismadas a más no poder (sí, en-mí-misma empieza y acaba mi mundo, en el yo-yo que sube y baja, de forma obsesiva), en-problemadas con el tiempo y el dinero, y no sé cuántas cosas más,

3 brechas que podemos afrontar cuando recontactamos con nuestro gusto por participar, en un impulso vital (primero recontacto conmigo) que nos lleva a tener contacto con el alter (en procesos participativos), al fin y al cabo crecemos en las relaciones, que ponen el foco en lo importante,

en la vida, en la sostenibilidad de las relaciones, y en la sostenibilidad de nuestras prácticas con nuestro entorno, desplazando el máximo beneficio económico u otros criterios similares asociados a la economía convencional,

3 brechas o des-conexiones que podemos revertir cuando las utilizamos como 3 vías de re-conexión.

si quieres eliminar el intermediario, tienes información de esta convocatoria, Encuentro de Educación para la Participasión, en este enlace, en la web de aldea social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s