¿sabes cuál es la diferencia entre una sopa de piedras y una sopa de ajo?

en el proceso de ir formando esos grupos nucleares que aporten la energía necesaria para que un movimiento de liderazgo colaborativo sea eso mismo, liderazgo compartido por un grupo de personas voluntarias, y no un esquema tradicional de un líder y varias personas más o menos activas que le siguen,

hay un ejercicio que el iniciador del movimiento debe hacer, que es dar un paso atrás, sin retirarse del todo, y sin des-aparecer su impulso, sin borrarse del todo, permitiendo que ese grupo de personas, conocidos más o menos lejanos ayer, o totalmente desconocidos entre sí, se vayan conociendo, y vayan entablando una relación independiente de la que les une con el resto de las personas integrantes del grupo,

y hay un ejercicio que estas personas tienen que hacer, en el sentido de cobrar un mayor protagonismo,  en un movimiento contrario al borrado del iniciador,  dando un paso al frente, y aquí está la idea del paso al frente, no la carrera desbocada, no hay prisa para ocupar un sitio que nadie más que uno mismo puede coger, si está interesado,

y de verdad que no tengo claro para qué hablo de esto tras escribir este título que evoca una fábula, la sopa de piedras, en la que un transeunte llega a un pueblo, dice ser un cocinero, no me acuerdo si es famoso o es un cocinillas del montón, ofreciendo a los paisanos la confección de una sopa de piedras,  pero para algo estará el título y el deambular posterior,

porque, en este proceso de formar ese grupo de iguales diferentes hemos probado diferentes fórmulas, tanto espaciales como horarias, con diferentes resultados, en una campa, a media tarde, en un par de restaurantes, en realidad 3, con sus correspondientes menús del día, al mediodía, en el espacio de trabajo de Tomás, después de comer, que se transforma por arte de magia en quedada en una cafetería,

ahora le toca al txoko de Gaizka,  a media tarde, las 7 pm, un espacio y un horario que abre la puerta a una posibilidad, una cena posterior, con un vinito, con un par de cosas sencillas, se me ocurre una sopa de ajo, centralista, austera, ya sabes, pan, agua y ajo, en una quedada al más puro estilo vasco, esta cultura que disfruta por igual del ejercicio de andar, del de comer y del de cantar,

ya sólo nos falta contrastar qué tal se nos da eso de hablar.

   así lo vimos…

próxima convocatoria de el futuro emerge en Bilbao, en el txoko de Gaizka, Piñaga Kalea, 7B, en Algorta, cerca de la estación de metro de Bidezabal, el próximo 24 de Enero, a las 7 pm, uy cuánto siete, va a ser que me va a gustar, como la sopa de ajo, si llegas a las 9, que se confecciona con pan, agua y ajo, llevo 3, con aceite, sal y pimentón, otros 3, y un par o 3 de huevos, para hacer el 7, o el 9, si no se me ha olvidado contar.

en la fábula de la sopa de piedras el pueblo entero participa, cada cual aportando desde su interés y capacidad, y en las conversaciones de el futuro emerge ocurre otro tanto, y de verdad que no sé en qué se diferencia la receta de la sopa de piedras de la de la sopa de ajos, por lo que el enigma del título queda sin resolver, yo me aproximo con la idea al pueblo, creo que alguien pondrá el vinito, y tal y tal.

tema de la reunión:

cómo desarrollamos comunidades, más información en el fichero adjunto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s