un paso atrás, antes de dos adelante

en el desarrollo del trabajo colaborativo, en ese ejercicio de construcción conjunta de las cosas, hay que ser muy cuidadosos de no querer ir muy rápido, si no te va a ocurrir como ocurre con la frase,

si quieres llegar rápido, ve solo; si quieres llegar lejos, ve acompañada,

porque, ¿qué sentido tiene llegar solo a ningún sitio?, o mejor todavía, ¿qué sentido tiene liderar sola el liderazgo colaborativo?,  qué estupidez más estupenda, ¿verdad?,

tal vez por eso es necesario dar un paso atrás, tal vez dos, antes de volver a compartir el camino, para que todas las personas integrantes del grupo se sientan parte, ¿qué sentido tiene el grupo si las personas que lo integran no forman parte?,

y nos volvernos a juntar, hasta que esa posibilidad de la que me participan no es la historia del otro, no es la historia de Paco, Silvia o Luis, Gimena o Dolores, es la historia mía, de la que yo también soy parte, una historia que pasa por mí,

yo estaba ahí, y en un momento del camino decido sumarme al grupo, que tal vez no va tan rápido, pero ahí le vamos.

   así lo vimos…

en el ejercicio de buscar el significado de “el futuro emerge” Gaizka hace su recapitulación personal de Gaizka, de la misma forma que antes la hace Tomás, y antes todavía Iban, ya sólo falta que se sume Maite a este ejercicio, a la que yo le paso tarde el testigo, perdona, Maite, no importa, Mikel, no hay prisa, no queremos llegar ya, un proceso es un proceso, y un paseo se compone de pasos, adelante, adelante, ahí le va.

no sé por qué me viene a la mente esa frase tan militar, tan testicular, tan masculina de “un paso atrás para nada, ni para tomar impulso”, y me doy cuenta de que no funciona con el grupo, si no quieres que acabe como en la etapa de montaña del Tour, con los grupos es necesario hacer una paradita, esperar, e incluso volver sobre los pasos para que las partes se puedan re-agrupar.

y un día de estos vamos a hacer una sopa de letras, Iban, estoy de acuerdo, una sopa de letras, o de TAGs, que no voy a hacer yo, quién sabe por qué mi mente viaja otra vez a esa preciosa fábula que documentamos en el blog de organizaciones con espíritu y corazón, la sopa de piedras, esa sopa de piedras en la que todas tenemos algo que aportar, en la medida de nuestras capacidades y nuestra voluntad.

y decidimos juntarnos de nuevo el día 23 de Noviembre, esta vez en Derio, ¿en el cementerio?, no, ¿en el seminario?, no, en las oficinas de Tomás, que va a ser esta vez nuestro anfitrión,  en Astintze Kalea, 2, a partir de las 16:30, en una conversación en la que vamos a poner en común la visión del grupo que lanza esta iniciativa en el País Vasco,

y que puede continuar, con una propuesta para empezar a hablar sobre el estado de las conversaciones en este país en el que vivimos, con los ejemplos del último plan Ibarretxe y el proceso de Catalunya, para empezar…

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s